Los consumidores del mañana probablemente no pensarán mucho en la brillante organización detrás de las entregas de paquetes acortándose de días a horas y de horas a minutos. Y puede que no pasen mucho tiempo maravillados por su capacidad de coordinar sin esfuerzo los lugares de entrega, horarios y devoluciones con calendarios ocupados, o rastrear un producto especializado kilómetro a kilómetro mientras llega desde el extranjero. Como en la mayoría de las comodidades tecnológicas, la novedad se desvanece rápidamente ante las expectativas. Y considerando que la innovación está ganando impulso en el transporte y la logística, las expectativas de los consumidores no harán más que crecer.

Es este control centrado totalmente en el cliente y la conveniencia lo que inevitablemente definirá el futuro del transporte de bienes y los negocios que prosperen en él. Pero llegar hasta allí exige un gran cambio. Las crecientes expectativas chocan con la tecnología de transporte de la era industrial y las limitaciones de las prácticas tradicionales de la cadena de suministro, empujando a todos los actores a evolucionar.

Aunque todavía están en las primeras etapas, se están formando activamente los cimientos de una red mundial de transporte de bienes de próxima generación. Ya estamos viendo progresos en los pilares que sustentarán la futura red de transporte de bienes: una comunidad inter-conectada, capacidad colaborativa, la adopción de decisiones holísticas, la automatización inteligente, la capacidad de utilizar el humano o la máquina adecuados para la tarea en cuestión y de automatizar los procesos digitales.

Los cambios que se están produciendo pueden parecer desalentadores, en particular para los titulares de legados que se centran más en resolver los desafíos apremiantes que en construir un futuro que puede parecer distante y mal definido. Y ya sea que operen camiones, trenes, aviones o barcos (si, también los barcos se moverán solos)- o que dependan de cualquiera de ellos para enviar o recibir mercancías – es imperativo comenzar su viaje ahora.

y5tqqqip

Automatización en la logística

Dejando de lado las crecientes expectativas de entrega, el simple hecho de mantener las velocidades de entrega actuales en medio del aumento del volumen mundial de paquetes apunta a un enorme desafío de rendimiento. El problema proviene de una población mundial que se está hinchando, urbanizando, ganando poder adquisitivo y cambiando al comercio electrónico (producto de la actual pandemia), todo esto al mismo tiempo.

El mar abierto -el único segmento de la cadena de suministro mundial con una capacidad virtualmente ilimitada- permite vislumbrar cuánto quiere flexionar la red para satisfacer la creciente demanda de transporte de bienes. En los dos últimos decenios, los buques portacontenedores casi han duplicado su capacidad, sin pensar en lo que sucede cuando estos enormes buques intentan atracar en los mismos puertos de siempre, un cuello de botella.

La automatización en la logística puede significar diferentes cosas. Ha visto vehículos eléctricos autopropulsados, robots en las calles entregando mercancías a casas o tiendas, impresionantes almacenes en los que se utilizan robots para colocar y recoger mercancías, y probablemente muchos otros ejemplos (como los vehículos para logística) en los que la manipulación o el movimiento de mercancías es automático.

Sin embargo, estos tipos de tecnologías dependen de un par de cosas. A saber, la digitalización y la disponibilidad de esa información para garantizar que sus operaciones sean correctas y eficientes. Por lo tanto, para utilizar potencialmente estos tipos de tecnologías, es necesario asegurar que esa información esté disponible y sea certera cuando se le necesite. Lamentablemente, muchas operaciones logísticas no tienen la capacidad de garantizar la disponibilidad y la calidad de los datos en todo momento.

Limpieza y Servicio Domestico por Horas