Para nadie es un secreto que una mudanza puede convertirse en una pesadilla. Ese día los objetos se reproducen, especialmente aquellos que nunca habías usado. Cuantos más cajones abres, más cosas aparecen. Los niveles de estrés se disparan y quieres simplemente escapar del desastre.

También es el día en que gastas más dinero. En medio del caos, siempre terminas pagando más de lo presupuestado por trasladar tus pertenencias. ¿Existe alguna manera de cambiar esta realidad? Definitivamente sí.

En este artículo compartimos varios consejos para realizar una mudanza eficiente y económica.

Consejos para mudarse y no morir en el intento

Enfrentarte en solitario a la aventura de transportar tu vida de un lugar a otro, no es una buena opción. Contratar un servicio de mudanzas ahorra trabajo y dolores de cabeza. No obstante, encontrar la empresa correcta también es un desafío.

Ya conoces las historias de terror sobre este tema: retrasos, daños en las pertenencias, ineficiencia de los operarios, sobrecostes y mucho más. El secreto para evitar sorpresas desagradables, está en no dejarse llevar por las ofertas irreales y contratar empresas legalmente establecidas.

Tómate el tiempo para investigar al proveedor del servicio, evalúa las experiencias de sus antiguos usuarios, pide recomendaciones y realiza preguntas específicas. ¿Cuáles fueron los servicios recibidos? ¿por qué seleccionaron esa empresa? ¿tuvieron algún inconveniente durante el proceso? ¿volverían a contratarla?

Confirma que no se trate de un corredor de mudanzas. Estos no cuentan con la licencia para transportar el inmobiliario, se encargan de contratar una empresa de envíos de paquetería barata y terminan ofreciendo un mal servicio. También es importante que solicites un presupuesto personalizado e información detallada sobre las condiciones del contrato y las tarifas adicionales.

Otros tips para transformar tu mudanza en una experiencia positiva

Busca empresas registradas en directorios oficiales. Visita sus páginas web y contacta al equipo de atención al cliente. Por ejemplo, https://mudanzasjosval.es/transportes-mudanzas-locales-valladolid.html es un buen espejo de cómo debe ser un servicio de mudanzas serio, eficiente y responsable.

En él se describen los servicios locales, nacionales e internacionales que facilita este proveedor. El tipo de transporte que utiliza, cómo se calculan los precios y cuáles son las condiciones del trabajo. Cuenta con un formulario para solicitar el presupuesto y un contacto vía Whatsapp para establecer una comunicación directa con el equipo.

El coste de la mudanza está directamente relacionado a la cantidad y al tipo de carga. Cambiar de espacio es una excusa ideal para ordenar tus pertenencias y evaluar qué usas y que no.

La organización previa

El primer paso es buscar cajas resistentes que te permitan almacenar y organizar los objetos. No tienes que comprarlas, puedes visitar locales comerciales y pedir que te donen las cajas que están en desuso.

Lo siguiente es clasificar tus pertenencias. Este proceso te va a permitir separar lo que utilizas de lo que sobra. Deshacerse de las cosas o muebles innecesarios te ayuda a ahorrar dinero y esfuerzo. También es una oportunidad para hacer donaciones a los más necesitados o algún amigo/familiar.

El fin de semana es el momento más demandado para realizar una mudanza. Es muy recomendable que selecciones un día de la semana. De esta forma, puedes concretar precios más bajos y puedes realizar el proceso con mayor comodidad.

Otro consejo muy práctico es el de aprovechar los cajones de los muebles para guardar objetos más pequeños. Aunque la envoltura de burbujas ayuda a proteger los objetos frágiles, a veces comprarla está fuera de tu presupuesto. Una solución es sustituirla por sábanas o ropa vieja.

Lleva tú mismo las cosas pequeñas como los libros, la papelería y tus artículos personales. También es una forma de reducir la carga para que el viaje de la mudanza sea más barato. Si no tienes coche, puedes pedir ayuda a tus amigos o familiares.

Hacer un inventario te ayuda a saber exactamente qué te llevas. Así evitas que algo importante quede olvidado o se pierda. Recuerda que ciertos electrodomésticos necesitan estar desconectados por lo menos 10 horas antes del traslado. Esta medida evita que se dañen durante el viaje.

Cuando desarmes un mueble, guarda las piezas pequeñas o los tornillos en bolsas separadas y especifica a qué corresponden. Esto evita que el rearmado se convierta en una pesadilla. Nunca guardes los objetos de valor como joyas, dinero, tarjetas de crédito y afines. Asegúrate de separarlos del resto de la mudanza y llévalos en un bolso de mano.

8v005qpn

Una mudanza no tiene por qué significar estrés

Planificar es mejor que improvisar. Aunque estés muy ocupado con tus responsabilidades diarias, empieza a organizar tu mudanza por lo menos con un mes de anticipación. Así puedes disminuir el margen de error, los niveles de estrés y hasta disfrutar esta aventura.

Cuando llegues a tu nuevo hogar, empieza otro proceso que también puede ser agotador. Desempaqueta con planificación y paciencia, administra bien tu energía y úsala para crear una atmósfera agradable.